jueves, septiembre 28, 2006

 

La Al-Qaeda de los malos tratos triunfa en España

Hace un tiempo, un amigo latinoamericano que vino a Madrid, mientras hablábamos sobre las relaciones entre hombres y mujeres, me dijo: "como, vosotros, los españoles, pegáis tanto a las mujeres"...
La verdad es que, si uno ve la televisión, parece que es así: todo haría indicar que existe una Al Qaeda machista en España que se dedica a torturar y matar mujeres. Al igual que con Al Qaeda, los medios de comunicación se empeñan en mostrar la imagen de que los musulmanes (los hombres) quieren acabar con los cristianos (las mujeres). En 7 años que llevan con esta paranoia, las cifras no han hecho más que aumentar, razón de más para pensar si es la propia información la que genera las muertes (como con Al Qaeda) o para indagar en lo que hay detrás.
Mientras tanto, y al tiempo que continúan con sus campañas mediáticas (ahora hay una titulada "no perdonar"), se silencian estudios como el de Erin Pizzey, que lleva trabajando con mujeres maltratadas desde los años setente y cuyas conclusiones no han gustado nada a las feministas.
Leed, leed.

La primera "casa de acogida", refugio para mujeres maltratadas y sus hijos que se fundó en el mundo (o al menos las primeras noticias que se tienen de alguna iniciativa semejante) fue en 1971 por iniciativa de Erin Pizzey en Londres, Reino Unido, con el nombre de Chiswick Women´s Aid; iniciativa por la cual han de estar agradecidos todos los hombres y mujeres de buena voluntad. Esta institución fue el primer lugar en el mundo orientado a cuidar y atender a las mujeres maltratadas y a sus hijos.
Erin Pizzey escribió en 1974 el primer libro, que se sepa, que aborda el asunto de las mujeres maltratadas, "Scream Quietly or The Neighbors Will Hear. No tuvieron que pasar muchos años para que Erin Pizzey cayera en la cuenta de que en su casa de acogida-refugio, así como en los que fueron surgiendo a imagen y semejanza del fundado por ella, se estaban atendiendo a dos tipos de problema, bien distintos cada uno; al refugio acudían "genuinas mujeres maltratadas" y otro tipo de mujeres denominadas por Erin Pizzey como "mujeres proclives a la violencia". Es bien fácil definir-diferenciar a los dos tipos de personas:
- Una persona maltratada es la persona que es "víctima inocente" de la violencia de su compañero o compañera, por supuesto de forma "no deseada".
- Una persona "proclive a la violencia" es una persona víctima de su propia violencia, por su puesto también de manera no deseada.
En 1981 Erin Pizzey publicó en el periódico British New Society un artículo en el que diferenciaba claramente a las dos clases de mujeres (ni que decir tiene que también se dan las dos clases de hombre-varón). En su artículo diferenciaba entre las mujeres que accidentalmente se han visto relacionadas con un compañero violento, al que ahora desean abandonar y no volver a ver nunca más, y las mujeres que debido a profundas razones psicológicas buscan una relación violenta, e incluso varias, sin intención alguna de abandonar a su compañero. En sus escritos, Erin Pizzey, afirma que cualquier trabajador honesto del ámbito de la violencia familiar sabe que hay mujeres que pueden ser liberadas de sus relaciones violentas sin gran dificultad. Tales mujeres pueden estar necesitadas de encontrar un nuevo lugar o entorno donde vivir, o ayuda financiera, o ayuda legal o apoyo emocional para superar sus sentimientos de responsabilidad-culpabilidad, compasión e incluso pena de su compañero maltratador, que ella intenta abandonar... Este tipo de mujer es la que Erin Pizzey llama mujer genuinamente maltratada. Continúa diciendo en su artículo que también, cualquier trabajador honesto del ámbito de la violencia familiar, debe admitir que hay mujeres a las que es difícil ayudar. A ese tipo de mujer se la puede intentar ayudar con ayuda legal, financiera, y hacer todos los preparativos para que tenga una nueva vida independiente de su compañero abusador... Pero esta clase de mujer acaba volviendo una y otra vez con su compañero, o si deja al compañero acaba buscando una nueva relación con otro compañero, ¿casualmente? violento. Este es el tipo de mujer que la autora llama Mujer Proclive a la Violencia.
Erin Pizzey ha colaborado, y alentado, en la creación de casas de acogida en todo el mundo, aportando sus enormes conocimientos sobre el asunto. Después de gran cantidad de estudios y viajes por el planeta ha llegado a afirmar que los "principios de la violencia familiar son universales"; los informes que ha ido recabando en sus seminarios con médicos y trabajadores del ámbito de la violencia familiar le han ido confirmando sus hipótesis y le han permitido establecer un programa terapéutico específico para tratar a las personas proclives a la violencia. Casualmente la oposición a sus conclusiones y a sus planes de trabajo con individuos proclives a la violencia ha procedido de mujeres que trabajan en el campo de la violencia familiar que se hacen llamar a sí mismas "feministas". Han sido bastantes los grupos de mujeres "feministas" que han intentado vetar o censurar sus escritos aferrándose a un tipo concreto de política y de creencias retóricas. Desgraciadamente (son palabras de Erin Pizzey) muchas casas de acogida están dirigidos por esta clase de mujeres. En 1982 su libro sobre las mujeres proclives a la violencia fue "secuestrado" por "feministas" trabajadoras de refugios británicos. En sus estudios Erin Pizzey afirma que sólo intenta descubrir la verdad subyacente a la problemática de las relaciones humanas, independientemente de cuales puedan ser las consecuencias políticas de la verdad. Por el contrario (son palabras también de la autora) las políticas y tendencias teóricas actuales de algunos grupos de mujeres feministas tienen el único propósito de conseguir financiación pública y gubernamental. Las feministas
son especialmente "cautas" en difundir cualquier información que pueda cambiar la simpatía de los gobernantes o de la opinión pública y correr el riesgo de que les retiren los fondos para su "causa".
La autora, para que no quepa duda alguna, afirma rotundamente que está lejos de su intención y es poco serio decir que las mujeres permanecen en relación con maltratadores "porque a ellas les gusta", "porque quieren", o "porque se lo merecen". E. Pizzey denuncia que un gran porcentaje de las actuales investigaciones en el campo de la violencia doméstica está "motivado políticamente". En los últimos años ha aparecido una línea completa de estudio e investigación sobre la violencia familiar con el claro propósito de continuar con la actual situación política. La intención de E. P. es la de intentar probar que el asunto de la violencia familiar debe ser visto en el terreno de lo personal, psicológico, más que en el terreno de lo político. Ella afirma que los individuos proclives a la violencia "se crean" en primer lugar por las enseñanzas violentas recibidas en su infancia. La infancia, las familias violentas y las dinámicas familiares, deben ser consecuentemente tenidas en cuenta y ser foco de atención en los próximos estudios que se emprendan respecto de las relaciones violentas. Las investigaciones de E. P. concluyen que una infancia violenta es muy probable que cree una adicción a la violencia que lleve al individuo a seguir reproduciendo la violencia en sus sucesivas relaciones. Sus estudios demuestran que hay que hacer una clara distinción entre mujeres maltratadas y mujeres proclives a la violencia. También llevan a la conclusión de que la tendencia de determinadas mujeres, a verse envueltas en relaciones violentas surge de una historia infantil previa de violencia familiar.
Otra de las conclusiones de sus investigaciones es la de que la violencia no es exclusiva de determinadas edades o sexos. E. P. ha atendido a hombres violentos, mujeres violentas, niños violentos, adolescentes violentos, familias violentas. La autora afirma rotundamente que, contra lo que se nos pretende hacer creer, la violencia no es un problema exclusivamente masculino. Es especialmente llamativo que de cada cien mujeres que acuden a los centros de acogida, según los estudios de E. P., sesenta son mujeres calificables como de proclives a la violencia. Mujeres que generalmente, cuando acuden al refugio-centro de acogida para mujeres maltratadas suelen afirmar que sus problemas acabarían simplemente si se las alejara de su compañero abusador o fuesen capaces de separarse de él. Desgraciadamente, estas mujeres al poco tiempo de estar en la casa de acogida suelen ser las causantes de innumerables peleas y alborotos con otras mujeres residentes. Esto lleva a la autora a concluir que la causa o responsabilidad de las relaciones violentas que suelen establecer este tipo de mujeres, no puede ser atribuida exclusivamente a la tendencia a la violencia de su compañero abusador-maltratador.
Otra característica interesante es la de que muchas mujeres proclives a la violencia han sufrido episodios violentos de sus compañeros, antes de haber tomado la decisión de cohabitar con él. Los niños de la próxima generación es muy posible que crezcan reproduciendo relaciones violentas y consecuentemente, sus descendientes también serán niños violentos. Si un niño se convierte en adicto a la violencia, como cualquier adicto, cuando llegue a adulto actuará para conseguir el objeto de su adicción: la violencia. Es necesario que los trabajadores del ámbito de la violencia familiar sean informados de los hallazgos que se están realizando en estudios como el de Erin Pizzey, de manera que se pase a abordar de otra manera el modo en que los miembros de las familias violentas se relacionan. La investigadora está en la actualidad centrando su atención especialmente en programas encaminados a evitar que se castigue innecesariamente e ineficazmente a los miembros de las familias violentas y, que por el contrario con intervenciones cualificadas se rompa la historia familiar de violencia, antes de que futuras generaciones de niños sean adictos a la violencia.
DATOS SACADOS DE "ESTUDIO COMPARATIVO SOBRE MUJERES MALTRATADAS Y MUJERES PROCLIVES A LA VIOLENCIA". POR ERIN PIZZEY. (TRADUCCIÓN REALIZADA POR ANTONIO LUENGO DOS SANTOS CON AUTORIZACIÓN DE LA AUTORA.)

Comments:
esta curioso esto.
si tu amigo hubiera venido tiempo atras y hablando de mascotas diria "como aqui en españa está lleno de perros que matan a niños"...
recuerdo que hace un tiempo, al ver las noticias parecia que detrás de cada esquina hubiera un perro asesino
 
los inmigrantes no maltratan a las mujeres....
 
Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?